Share
Perú tendrá que cerrar temporalmente sus fronteras por este motivo que nos podría llevar al caos del primer gobierno aprista

Perú tendrá que cerrar temporalmente sus fronteras por este motivo que nos podría llevar al caos del primer gobierno aprista

Escribe: Suriel Chacon

El Perú recibe con los brazos abiertos no solo a los venezolanos, sino a todo extranjero que venga a esta tierra bendita para crecer en todos los aspectos: los peruanos nos hemos caracterizado por ser solidarios y la historia política y social de nuestra República corrobora lo que digo. Sin embargo, estimados amigos y lectores, no estamos preparados para un éxodo venezolano. Tengo que precisar que Venezuela tiene 31.885,338 de ciudadanos y esos millones de personas en este preciso momento están planificando salir de su país con destino a Colombia, Perú, Chile y Argentina: no pueden ir a Ecuador puesto que es un modelo idéntico al Venezolano, y tampoco pueden ir a Bolivia, porque Evo Morales cerró sus fronteras para los inmigrantes de ese país. Repito: son 31.885,338 hermanos venezolanos que buscarán salir de esa nación en los próximos seis meses. Y se dirigirán a: Colombia, Perú, Chile y Argentina.

Foto: infobae.com
Foto: infobae.com

LO MÁS INCREÍBLE:

Algunos peruanos se sienten “alagados” de que los venezolanos hayan creado “el sueño peruano”, algo parecido “al sueño norteamericano” en la década de 1990, ya que miles de ciudadanos venezolanos sueñan con reunir cierta cantidad de dinero y dirigirse a este país: situación parecida a la de los peruanos que soñaban —en el primer gobierno de Alan García (1989) — con irse a EE.UU., Canadá o a algún país de Europa para hallar una mejor calidad de vida, cuando este político envió al abismo a Perú. Incluso cierta elemental y corriente prensa del país apuntala ese concepto de “el sueño peruano para los venezolanos”. No obstante, ni siquiera podemos compararnos con la estabilidad económica de EE.UU., o Canadá de la década de 1990, dado que dichos países pudieron soportar —a lo largo de su historia y por su condición de potencias mundiales— no uno sino varios éxodos. Pues el Perú —incluso en el 2017— es un país sumamente pobre y cualquier fenómeno meteorológico (“el niño costero”) nos hunde en la devastación y/o cualquier cambio de/en la economía mundial nos golpea duramente. Repito, somos un país débil y pobre para un éxodo venezolano tan avallasador. Debido a ello, las políticas migratorias tienen que ser replanteadas y revisadas y poner filtros más estrictos para soportar y salir airosos del inevitable éxodo venezolano que está a punto de ocurrir en el país. Chile ya está poniendo mano firme a este tema, y Argentina inicia esta semana.

Por otro lado, cabe precisar que millones de personas lo han perdido absolutamente todo en el norte de Perú. Se necesita aproximadamente unos 650 mil nuevos puestos de trabajo en Tumbes, Piura, Lambayeque, La Libertad, Cajamarca, San Martín, Amazonas y Ancash y unos US$ 7500 millones para devolver absolutamente todo lo que han perdido las familias peruanas producto del fenómeno meteorológico “el niño costero”. Es decir, estamos en una absoluta emergencia y honestamente hay peruanos que se están muriendo de hambre. Análogamente, nos tomará seis años reconstruir el país, si se reconstruye. El Niño Costero nos ha hecho trizas, prácticamente nos ha revolcado y nos ha matado. Y no podemos hacernos cargo de un fenómeno cien veces más cruel: “el fenómeno del neocomunismo en América Latina representado por Nicolás Maduro” que está matando en vida a más de 31 millones de venezolanos. Así es: no podemos hacernos cargo, pero podemos ayudar —con nuestros pocos recursos— a los hermanos del país llanero.

Por ese motivo, planteo que las políticas migratorias ponga un freno a este éxodo venezolano pero: ¿Cómo? No es posible que los científicos, médicos, ingenieros, arquitectos, catedráticos, periodistas venezolanos no lleguen al Perú; se vayan a vivir directamente a Chile o al Brasil y solo estén llegando hermanos venezolanos que no poseen ningún grado académico ni tampoco mano de obra calificada. Es hora de aplicar filtros: que el gobierno peruano dé más prioridades a profesionales venezolanos para establecerse en Perú y que se beneficien de nuestra económica, pero que el Perú y el sector empresarial también se tienen que ver beneficiados con sus conocimientos. Una con otra. También es hora de poner números muy bien marcados de ingreso de venezolanos a Perú: ya que actualmente están ingresando 6000 venezolanos cada mes. Podríamos empezar por 1.500 ciudadanos de Venezuela al mes (1,000 profesionales y 500 sin profesión ni mano de obra calificada), Y de esa manera, podremos mantener el balance, ayudar a los hermanos de esa nación que están sufriendo, y no vernos afectados por el fenómeno comunista de Maduro, ya que estamos nosotros también en crisis humanitaria y tengo pruebas irrefutables al respecto.

Foto: infobae.com
Foto: infobae.com

TU OPINIÓN ES IMPORTANTE:

¡PARTICIPA AQUÍ!

Leave a Comment