Share
Humillan con frases racistas a joven peruana en el banco BCP: “anda a tu banco de provincia” y la víctima fue expulsada por el guachimán

Humillan con frases racistas a joven peruana en el banco BCP: “anda a tu banco de provincia” y la víctima fue expulsada por el guachimán

Cabe precisar que esta denuncia lo recogió la sala de redacción del portal de noticias Tiempo26.com, tal cual, sin alteración y/o modificación alguna: 

Escribe Lorena Barcena:

ME DISCRIMINARON EN Banco de Crédito BCP, agencia del Centro Comercial El Polo

Por favor, compartir publicación y difundir.

Ayer me acerqué a la agencia BCP del centro comercial “El Polo” para retirar dinero. Había una cola, como es usual aproximadamente a las 5:00 p.m. Me paré al final de la cola, como corresponde. Después de unos minutos, ingresó una señora. Sin respetar la cola se dirigió al cajero, la persona que estaba al principio de la cola le indicó que había una cola, la señora se paró a un costado, no en la cola. Cuando era mi turno, esta señora se acercó al cajero, por ello le mencioné que era mi turno, que hay una cola. Pasé a realizar la transacción y la señora no dejo de hablar a mis espaldas, sobre como hago lo que quiero y hago colas donde sea. Me molestaron todos sus comentarios malintencionados. Al terminar mi transacción le dije a esta señora que hay una cola y hay que respetarla.

La señora alegó vivir cerca, le respondí que yo también, teniendo claro que esto no le da prioridad de atención a nadie. Pero para esta señora yo no puedo vivir en Surco, para ella mi aspecto físico me condiciona a vivir en cualquier otro distrito. No recuerdo sus palabras exactas, pero mencionó que yo no podía vivir cerca, hace más de 10 años vivo en Surco. Lo que sí recuerdo exactamente es que me dijo: “Anda a tu banco de provincia”. ¿Mi banco de provincia? No podía creer lo que estaba sucediendo. ¿Esta señora piensa que puedo y tengo las posibilidades económicas para tomar un bus o un avión exclusivamente para hacer retiros de un cajero en provincia? La respuesta es obvia. No. Me estaba menospreciando a mi y a todos los provincianos de este país. Me exalté, obviamente lo dijo de manera despectiva. Yo estaba muy nerviosa, a punto de llorar. Solo atiné a preguntar si los niños que la acompañaban (aproximadamente 13 años) eran sus hijos, por el mal ejemplo que ella les estaba dando. Respondió que no me importaba y siguió con los comentarios racistas. Ya que se sentía tan incomoda con la petición de respetar una cola y con mi presencia en el BCP, le dije a esta señora que podía pagarme el pasaje y así yo podría irme a provincia a hacer mi transacción, porque, obviamente, yo no tengo ni el tiempo ni el dinero para gastar en algo tan absurdo. El vigilante del BCP agencia El Polo, al verme exaltada, se acercó a mí para sacarme, sí, a mi, a la persona que estaba siendo discriminada, ¿Pudo ser de otra manera? No lo creo. ¿Por qué se paró a mi lado y no al lado de la señora racista? ¿Por qué no se paró al medio para poder intervenir en la discusión? Para el BCP tiene lógica que yo me retire.

Me sentí impotente, aún más cuando le reclamé a la señora por sus comentarios racistas, ella envió un beso y me dijo que lo dejé ahí. Como si discriminar fuera algo sin importancia, como si debería pasar por alto lo que hizo. Otra cliente del banco le dijo al vigilante que esa señora me estaba faltando el respeto, el vigilante no me dijo nada, pero se paró a mi lado, intimidándome. Estaba a punto de llorar, me sentía maltratada, triste y muy nerviosa. Decidí retirarme, no quería verme vulnerable ante esa persona, no quería que me vea llorar por su culpa. Con el poco valor que tenía en el momento le grité: “¡Qué todos se enteren que eres una clasista y una racista!” Levanté más mi voz: “¡Está señora es una clasista y una racista de mierda!” Fue lo único que atiné a decir para defenderme.

Salí del banco y lloré. Iba camino a casa y ente lagrimas decidí regresar. Me di cuenta que no debe pasar por alto que una persona maltrate y discrimine. ¿Es justo que el vigilante del BCP me crea culpable? Al BCP no le interesó lo que sucedió. En ningún momento me preguntaron, nadie se me acercó, solo el vigilante a intimidarme. El BCP permitió la discriminación en su agencia del Centro Comercial El Polo. Ni siquiera me preguntaron por lo sucedido cuando regresé a esta agencia, nadie me ofreció disculpas por permitir esto dentro del banco. Luego de llenar el libro de reclamaciones caminé a la comisaría, seguía llorando, no solo por la ofensa, sino por la impotencia. Dejé mi denuncia.

Debí tomar fotos, debí grabar, debí llamar a la policía, me lo han dicho, pero me quedé paralizada ante lo que había escuchado. No pude reaccionar.

Le he solicitado al BCP las grabaciones de las cámaras, sé que es difícil y que es probable que mi denuncia quede en el aire. Por eso es necesario hacerlo público, para que personas como esta, dejen de sentirse superiores y dejen de maltratar bajo cualquier excusa. También pido que compartan mi publicación, para que el BCP deje de permitir actos discriminatorios en sus instalaciones, que respeten la ley que así lo exige y que dejen de actuar como si no hubiera sucedido nada.

TU OPINIÓN ES IMPORTANTE:

¡PARTICIPA AQUÍ!

Leave a Comment