Share
Daniel Ortega: ¿América Latina ya tiene un NUEVO DICTADOR? Por Suriel Chacon

Daniel Ortega: ¿América Latina ya tiene un NUEVO DICTADOR? Por Suriel Chacon

Escribe: Suriel Chacon.

Todos los presidentes cargados de ideologías comunistas, socialistas que han llegado, a lo largo de la historia política de sus países, al poder, han ingresado con la firme idea de no salir nunca más. Tenemos como ejemplos, sin ir muy lejos: a Chávez, Kirchner, la esposa de Kirchner, Maduro, Correa, Evo, Lula, Dilma, Ortega, y la esposa de Ortega, Rosario Murillo (actual vicepresidente de Nicaragua). Estos políticos no creen en la transición de mandatos, pero sí creen firmemente en que el poder es para ellos y siempre han intentado crear una dictadura comunista para atornillarse en el sillón presidencial, como lo hizo el dinosaurio; Fidel Castrol, incluso antes de morir ya había dejado a otro dictador: Raúl Castro. Pasó lo mismo con Chávez, quien falleció y dejó a un ineficiente en su reemplazo, Maduro. Murió Kirchner, y dejó a su mujer en su reemplazo. Ingresó —por cuarta vez— Daniel Ortega, y puso a su mujer, Rosario Murillo, de vicepresidenta. Cosas que solo la izquierda antidemocrática puede entender. Ya ni que decir de Corea del Norte, China, Taiwán. Países donde prácticamente sus ciudadanos viven oprimidos y en la extrema pobreza. Eso ya son ligas mayores.

Daniel Ortega (71 años) y su esposa, Rosario Murillo, ganaron —el 06 de noviembre de 2016— las elecciones presidenciales (por tercera vez consecutiva) de Nicaragua, con su movimiento: Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), pero ganaron con trampa e indecencia. Esta fórmula se llevó el triunfo político en medio de una atmósfera de corrupción e inmundicia, puesto que eliminaron “ilegalmente” a la principal tienda política que les estaba haciendo la batalla, y valgan verdades, dicho movimiento ya estaban encabezando la intención de votos de los nicaragüenses, según los medios de comunicación de ese país. Simplemente los botaron de la contienda para tener el camino libre, y de esa manera, puedan ingresar a palacio. Por ese motivo, millones de ciudadanos de esa República no asistieron a las urnas en modo de protesta, pero le valió madres al Consejo Supremo Electoral que, dicho sea de paso, está gestionado por sindicalistas del FSLN. Igual, no más, le dieron 70 de los 90 escaños del parlamento; y ahora el futuro dictador tiene la facilidad de reformar incluso la Carta Magna de Nicaragua. ¡Pobre gente! Pues se dejaron timar nuevamente por un comunista, que no se irá fácilmente del poder, a no ser que su pueblo lo bote.

Actualmente, los sandinistas celebran este triunfo y el derrocamiento (1979) de la dinastía somocista que reprimió a Nicaragua por cuatro décadas. Jajaja, lo que me da gracia es que el aprendiz de dictador, Ortega, si el demonio le da más vida, seguirá los pasos de los Somoza.


Si te interesó lo que acabas de leer, recuerda que puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook, Twitter y puedes suscribirte aquí a nuestro newsletter.

TU OPINIÓN ES IMPORTANTE:

¡PARTICIPA AQUÍ!

Leave a Comment