Share
PHILLIP BUTTERS SE CONVIRTIÓ EN UNA EXCELENTE “CORTINA DE HUMO”

PHILLIP BUTTERS SE CONVIRTIÓ EN UNA EXCELENTE “CORTINA DE HUMO”

Síguenos en Facebook:

Escribe: Suriel Chacon.
“Ahora, el miles veces mencionado, Phillip Butters, es la perfecta y rica cortina de humo para tapar el caso del Aeropuerto Internacional de Chinchero, en Cusco, y que, dicho sea de paso, el gobierno central de manera traicionera firmó una adenda perjudicial para el Perú con Kuntur Wasi”.

No voy a descorchar una botella de champaña para celebrar el despido de Radio Capital del comunicador Phillip Butters : pues aunque el ciudadano Butters en muchas ocasiones me generó sentimientos de aversión, inquina, tirria por sus infortunados comentarios, tengo que subrayar que en algunas ocasiones vi sus vídeos en Youtube (nunca lo escuche en vivo) y me entretuve con su forma (dentro del respeto) de abordar ciertos temas políticos en su fenecido programa; y en dos o tres oportunidades coincidí con él; por ejemplo, 1).- El caso del regidor Hernán Núñez. 2).- El caso de Jaime Saavedra. 3).- y el caso de: “Con mis hijos no te metas” (Ideología de género). Es decir, hemos tenido algún tipo de sincronía y/o casualidad en algunas consignas. Sin embargo, lo que aconteció el 04 de marzo de 2017, en horas de la noche, luego de que él participara en el estrado oficial de la marcha #Conmishijosnotemetas, sí que excedió todo lo permitido por la libertad de expresión, el respeto y la tolerancia, y sus opiniones configuraron una atmósfera de segmentación, violencia, racismo, homofobia pues valgan verdades esas opiniones le ocasiona perjuicios, detrimentos y trastornos a muchos sectores de la sociedad peruana, y que por cierto de manera natural —producto de la TVBASURA—, cada vez nuestra colectividad es más más intransigente y crispada.

El 04 de marzo de 2017, noté a Butters muy perturbado, ido, irreflexivo, imprudente, transgresor, racista, homofóbico e intolerante, y la poca sensatez que alguna vez tuvo en sus programas de radio, porque sí lo tuvo, pues se desvanecían, evaporaban mientras él soltaba cada dislate. El periodista del Grupo ‘El Comercio’ que lo entrevistaba, solo lo dejaba hablar (“Si el enemigo se equivoca, no lo distraigas”. Napoleón Bonaparte), y Butters se hacía un harakiri, de aquellos, ante las cámaras de su enemigo. A Phillip no lo botó nada ni nadie de Radio Capital; él solo y sin ayuda se ganó el rencor y la animadversión de muchos sectores de la sociedad peruana. Butters, que es un buen publicista, se enfocó solo en el sector fujimorista; pues según él, ese movimiento político puede sacar y poner ministros cuando le da la gana; pero se olvidó que un comunicador o periodista no puede identificarse con una tienda política, eso no se hace, eso es antiético, Phillip: pues los comunicadores y periodistas tienen la misma responsabilidad que la de un fiscal. Butters se olvidó que: si tienes al pueblo de tu lado, y transitas por las vías del periodismo con respeto, inteligencia, estrategia y tolerancia, nadie te podrá sacar de tu lugar, y sí sales lo harás por la puerta grande y con aplausos, como lo hizo el gran Jesús Quinteros de España, Carmen Aristegui de México, Ismael Cala (CNN), o el mismo Eduardo Galeano. No obstante, él —en la euforia de la marcha (sé muy bien qué es eso)—, se autodenominó un adalid omnipotente, un Dios del Olimpo, un ser invencible y se enfrentó sin ningún tipo de táctica, maniobra, habilidad, pericia, cual “mono con metralleta” y empezó a “disparar” (destilar) diatribas de todo los calibre contra medio mundo. Y me van a disculpar, para concha, pisó el palito ante una provocación proveniente de uno de sus enemigos número uno: el tal René Gastelumendi. ¿Más calichín y alocado no ha podido ser el “amigo” Butters?

Ahora, el miles veces mencionado, Phillip Butters es la perfecta y rica cortina de humo para tapar el caso del Aeropuerto Internacional de Chinchero, en Cusco, y que, dicho sea de paso, el gobierno central de manera traicionera firmó una adenda perjudicial para el Perú con Kuntur Wasi, ya casi todos se olvidaron del caso: Alejandro Toledo, García Pérez, Nadine Heredia, Ollanta Humala, Verónika Mendoza, se olvidaron de los casos: Lava Jato, Odebrecht, Camargo Correa, OAS, GyM, JJC Contratistas Generales, y desafortunadamente, el caso de Butters sirvió para desdibujar, menoscabar el infinito esfuerzo que miles de peruanos hicieron el pasado 04 de marzo para salir a protestar y decir: #Conmishijosnotemetas. Nos vemos mañana en mi próxima columna.


Si te interesó lo que acabas de leer, recuerda que puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook, Twitter y puedes suscribirte aquí a nuestro newsletter.

TU OPINIÓN ES IMPORTANTE:

¡PARTICIPA AQUÍ!

Leave a Comment