Share
La expresión más clara de un padre con sus hijas muertas como símbolo de una guerra que no acaba.

La expresión más clara de un padre con sus hijas muertas como símbolo de una guerra que no acaba.

“Estaba con ellos y los saqué de la casa junto con su madre. Estaban conscientes al principio, pero 10 minutos después percibimos el olor (…) No pude salvar a nadie. Todos están muertos”.

El martes 4 de abril de 2017, al menos 86 personas, entre ellos 30 niños, perdieron la vida en Khan Sheikhoun al noroeste de Siria, parte fronteriza con Turquía en una guerra que está lejos de terminar. Se ha escuchado por diversos medios que miles de personas han perdido la vida aplastados por escombros, víctimas de una bomba o abatidos en la guerra que se mantiene desde comienzos de 2011. Lo que parecía un día normal para esta localidad, fue un día terrible, porque despertaron con bombardeos pero no un bombardeo al cual siempre estaban acostumbrados sino mucho peor, más mortífero del último tiempo, fue realizado presuntamente, con armas químicas.

El diario El País, conversó con Abu Allaa, conductor de ambulancias encargado de la evacuación de los heridos del ataque. El hombre declaró vía WhatsApp que: “Hay más de 80 muertos y 400 personas afectadas por el gas tóxico con problemas respiratorios y vómitos. La mayoría mujeres y niños porque el ataque tuvo lugar a las seis de la mañana (7 de la mañana hora peninsular) cuando dormían”.

– Abu Allaa a El País–

“Si hablamos de las víctimas, Abdel Hameed Alyousef de 29 años se ha transformado en un símbolo de la guerra, después de ser captado con sus dos pequeñas hijas que perdieron la vida en el ataque. Su esposa y sus mellizas de sólo 9 meses de vida están dentro de las víctimas de este ataque mortal.”

Lo más triste vino, según imágenes compartidas por The Associated Press, Alyousef está sentado en el asiento de un automóvil con el cuerpo de sus mellizas, con los ojos enrojecidos. En ese instante le pidió a su primo Alaa que grabe en video su despedida. ¿Qué es lo que hizo? El hombre que cargaba los cuerpos de Aya y Ahmed en sus brazos, acarició las cabezas de sus hijas y contuvo las lágrimas. Después dijo: “Di adiós, bebé, di adiós”. Es lo peor que le puede suceder a una persona no solo perder a tus hijas sino a su esposa. En el ataque también fallecieron sus dos hermanos, dos sobrinos y una sobrina.

Turquía confirmó que para este ataque se utilizaron armas químicas. El Consejo de Seguridad de la ONU ya se ha reunido para analizar lo que pasó a petición de Francia y Reino Unido. Estados Unidos, Francia y Turquía han condenado el ataque.

¿Pero quién es el culpable?

NO A LA GUERRA, Y QUE VENGA LA PAZ!

TU OPINIÓN ES IMPORTANTE:

¡PARTICIPA AQUÍ!

Leave a Comment